Home > Actualidad > Tierra de árboles o jocotes, Jocotenango tiene sus orígenes en 1527

Tierra de árboles o jocotes, Jocotenango tiene sus orígenes en 1527

Existen diferentes teorías sobre el significado del nombre de Jocotenango, aunque consideran que es de origen náhuatl. Francis Polo dice que se traduce como “Lugar de jococotes” y según Jorge Arriola es del vocablo xocotla que quiere decir “lugar donde hay muchos árboles”.

Jocotenango tuvo sus orígenes en 1527 aproximadamente, en lo que fue Valle de Almolonga, hoy Ciudad Vieja. Fue una de las primeras poblaciones indígenas fundada luego de la conquista, con una población origen mexicano y kaqchikel, la cual había sido dada en repartimiento a Pedro de Alvarado.

En este mismo lugar estuvo la primera ciudad de Guatemala, pero debido a la inundación de 1541, las autoridades decidieron trasladar la ciudad al Valle de Panchoy, hoy Antigua Guatemala, donde permaneció por 230 años y fue eso lo que hizo que Jocotenango se trasladara dos kilómetros al norested e la ciudad de Santiago de Guatemala, donde compartieron indígenas kaqchikel y k’iche´.

El traslado de Jocotenango

Según cita el sitio web www.entreculturatv el trabajo principal de los indígenas en ese momento era la albañilería, para la construcción de edificios públicos, religiosos y casas particulares. También se dedicaban a la crianza de cerdos y comercialización de manteca; ya que eran ellos los encargados de proveer del producto a la ciudad de Santiago de Guatemala.

Unos años después, luego del terremoto de 1773, nuevamente se decidió trasladar la ciudad; disposición que según las autoridades coloniales era para ofrecer mayor seguridad a la población. Pero objetivamente el traslado se debió a causas económicas más que a la búsqueda de un lugar seguro. La orden fue ejecutada en 1776, año en el que se trasladó la ciudad al Llano de la Virgen, en el Valle de las Vacas.

El gobierno colonial contempló que con el traslado de la ciudad se necesitaría no solo de pueblos proveedores de alimentos, sino también de mano de obra; tal como se había establecido en la ciudad de Santiago de Guatemala. De tal manera, que Jocotenango al igual que San Pedro Las Huertas, Ciudad Vieja y San Gaspar, se trasladaron a la Nueva Guatemala para satisfacer las necesidades alimentarias y de trabajo de los habitantes criollos y españoles.

Foto: Revista Qué pasa

Traslado obligatorio

Jocotenango fue trasladado para que sus habitantes cumplieran con la función de constructores en el caso de los hombres y nodrizas o chichiguas las mujeres. También, laboraban en actividades de comercialización de productos porcinos y granos básicos.

En 1777 fue obligatorio el traslado. Esto, a pesar de estar en desacuerdo los habitantes, ya que al trasladarse se les desarraigaba de sus familias, casas, tierras y costumbres. La adquisición del terreno indicado era para la construcción de ranchos de vivienda.

El encargado del traslado fue el Oidor de la Real Audiencia, Juan Antonio Arredondo; quien determinó que, como primera acción necesaria, se debía construir la iglesia, el cabildo y la cárcel.

La iglesia como parte importante del dominio ideológico, se construyó de madera y techo de paja, la cual duró únicamente cinco años, posteriormente fue reconstruida con los mismos materiales varias veces. Hasta 1810, la iglesia de construcción de adobe y materiales más sólidos no había sido edificada.

Los   habitantes de Jocotenango fueron los responsables de la construcción de la nueva capital, tanto trabajaron en edificios públicos como privados. Quienes por sus servicios recibían el pago de un real diario, estipendio con el cual debían satisfacer todas sus necesidades y las de sus familias.

Una de las razones por las que el pueblo de Jocotenango de La Antigua Guatemala no se despobló totalmente, fue porque en el quedaron los llamados “reservados”, es decir, los que estaban exentos del pago de tributo, que, según los documentos del Archivo General de Centro América, en 1776 eran 62 personas. Puede ser, que a ellos se agregaran los que escapaban del nuevo pueblo y regresaban para reincorporarse a sus actividades en el antiguo asentamiento.

Leave a Reply