Home > Arte y Cultura > Santiago Apostol, el patrono de la Ciudad

Santiago Apostol, el patrono de la Ciudad

Han transcurrido 491 años de historia donde la Ciudad gracias al espíritu de sus hijos permanece vigente como un referente de la cultura universal.
protector1

La campaña de Reconquista de la Península Ibérica concentró todas las energías de los reinos de Castilla y León, esta obra de ocho siglos, unió a todos los cristianos en un ideal colectivo, que es en suma, la explicación más íntima de la historia hispana.
En octubre de 1492, Cristóbal Colón y sus compañeros avistaron por primera vez el Nuevo Mundo, que más tarde sería llamado América. Los navegantes de expediciones posteriores poco a poco se dieron cuenta de la extensión inmensa, en apariencia ilimitada, de un mundo nuevo que era preciso desvelar, conquistar e incorporar a la religión católica y a la cultura latina.
Esa tarea permitiría ocupar el enorme caudal de energía que, después de la toma de Granada, había quedado sin empleo. La exploración del Nuevo Mundo no era otra cosa que la extensión agigantada de la reconquista de la península Ibérica.
Los hispanos, muchos de los cuales habían combatido en las serranías granadinas o en la marina de Málaga y en Almería, lucharon contra las multitudes de aborígenes con el mismo ímpetu con que ellos mismos o sus antepasados habían luchado contra los moros. Estos hombres, cargados de Edad Media, trajeron todas sus devociones, su manera de sentir y de pensar, a un mundo virgen para ellos, pero penetrado de milenarias culturas.

A fines del siglo XV, la devoción predominante en Castilla, con su expansión a Extremadura y Andalucía, cuyos hombres son los que realizaron la gran hazaña, era después de la del Redentor y la de su Madre Santísima, la del apóstol Santiago. De ahí que la mayoría de las principales ciudades fundadas en tierras insulares y continentales fueran puestas bajo el Santo Patrono de España.
El nombre de “Santiago de los Caballeros”, es toda una evocación de la Edad Media, pues además, el mismo apóstol atravesó la Mar Océano, en su caballo blanco, invisible entre las nubes, cabalgando sobre las carabelas y los galeones, combatiendo contra los aborígenes como en España había combatido contra los moros. “¡Santiago!” era el grito de guerra de los castellanos en las selvas o en los páramos del Nuevo Mundo, como antaño en el Duero o en la vega de Granada.
En las páginas de oro de Bernal Díaz del Castillo, se advierte como capitanes y soldados entreveraban de romances su lenguaje habitual. En la conquista de Guatemala el capitán Luís de Marín, en trance desesperado, gritó a sus hombres: “Ea, señores, ¡Santiago y a ellos! y tornémosles otra vez a romper con ánimo”.
Fueran o no ciertas las visiones del Apóstol militante que en diversas ocasiones consignan los cronistas, pero en todo caso revelan una gran verdad: la ciega fe de los soldados en el humilde pescador de Galilea llamado Jacobo, hijo de Zebedeo y María Salomé; que les hacía verle galopar por los campos del cielo, y la fuerza sobrenatural que esta visión les infundía para continuar la campaña.
El Padre Domingo Juarros, citando a Fray Antonio Remesal O.P., describe lo ocurrido el 25 de julio de 1524, “…que la Iglesia celebra al Apóstol Santiago, Patrón de España, se pusieron en forma de ejército y armados marcharon a oír misa, a son de tambores y pífanos y al ruido de arcabuces y mosquetes: resplandecían los arneses, tremolaban las plumas con el viento, lozaneábanse los caballos enjaezados y adornados con joyas y planchas de oro. /…/ Concluido este acto, todos juntos invocaron al Apóstol Santiago y dieron su nombre a la villa que fundaban, y al mismo Santo dedicaron la Iglesia que se había de edificar. Y todo el ejército solemnizó con grandes fiestas y regocijos militares, que duraron tres días, la fundación de la nueva villa. /…/ En el cabildo segundo, que se tuvo el 29 de julio, sin que precediese acta, ni formalidad alguna, se le dio a la nueva población el título de “Ciudad”; el Escribano de Cabildo asentó de esta manera: “Viernes 29 de julio de 1524, los Señores Alcaldes y Regidores de esta Ciudad de Santiago entraron en su Cabildo.”

”Han transcurrido 491 años de historia donde la Ciudad gracias al espíritu de sus hijos permanece vigente como un referente de la cultura universal”

Por: Carlos Enrique Berdúo Samayoa. (Cronista de la Ciudad)

 

Leave a Reply