Home > Aldeas > San Cristóbal el Alto, así nace una estrella

San Cristóbal el Alto, así nace una estrella

‘Escuché de esta aldea hace más de un año y no pude resistirme en ese entonces a encontrar el lugar que tanta curiosidad había despertado en mi por las historias que ya contaban en La Antigua Guatemala de sus senderos, las vistas espectaculares de la Ciudad Colonial y también de los volcanes’’

Comienzo esta historia disfrutando de una taza del café que compré en la plaza de la aldea de San Cristóbal El Alto en su feria artesanal de cada domingo.

¿Cómo llegué aquí?

Hace un año me hablaron de una aldea de 500 habitantes, ubicada en la cima de un cerro a sólo 5km. de La Antigua Guatemala, donde las fachadas de las casas están bien pitadas, sus calles limpias y llenas de bastantes flores.
Ya no quería esperar más y decidí a conocer este lugar. Fue un amor a primera vista; quedé cautivada al comprobar que todo eso que me habían contado era totalmente cierto.

Descubrí en el lugar una organización comunitaria sólida y con objetivos claros: convertirse en un destino atractivo para los turistas nacionales y extranjeros y generar así desarrollo local. Para lograrlo crearon la Cooperativa Integral de Servicios Especiales de Turismo, Senderos del Alto.
Su visión es acertada, tienen gran potencial para convertirse en un importante destino turístico alternativo.
Aquí hay atractivos naturales y de aventura, gastronomía variada, hospedaje, guías comunitarios capacitados, tours temáticos, artesanías, escuela de español y servicios básicos.

Muy cerca de la tienda de artesanías tienen también una clínica de atención médica al servicio de la comunidad, esto ha sido posible en gran medida, gracias al apoyo de turistas extranjeros que luego de visitar la comunidad se identifican con su visión de progreso.
En la actualidad, cientos de visitantes suben cada semana atraídos por los comentarios de otras personas o por la curiosidad que les despertó ver la fotografía que algún amigo posteó en Facebook donde se luce alguno de sus apreciables miradores. El ejemplo de San Cristóbal el Alto está inspirando a otras comunidades a organizarse y buscar juntos el desarrollo de toda su gente.

Los vecinos se organizan en una cooperativa para acabar con siglos de pobreza extrema y así alcanzar el desarrollo económico.
La comunidad todavía tiene retos que resolver, entre ellos lograr que los visitantes se adentren en la aldea y otro no menos importante, que las autoridades ayuden a mejorar los caminos de acceso.  Aún hay más que contar, pero vale la pena que lo vea con sus propios ojos.

”La Antigua Guatemala es hoy en día uno de los principales puntos turísticos importantes con que cuenta el país y esto representa una oportunidad para que los visitantes extiendan su visita hasta la aldea”

El negocio ancla es el restaurante-jardín Cerro San Cristóbal, cuyos principales atractivos son las vistas espectaculares del Valle y su oferta de comida orgánica, proveniente en su mayoría de la granja que se encuentra en el lugar.

 

A pocos metros camino a la plaza, se encuentra el restaurante Los Pacayales de Doña Ángela, un lugar acogedor rodeado de naturaleza, cuya especialidad es la comida típica. No deje de probar el mole de plátano y el delicioso pepián.

 

Para los aventureros, la comunidad ofrece caminatas guiadas para adentrarse en los senderos de la montaña cercana. Hay dos rutas diseñadas: un que visita el  nacimiento de agua en la cumbre y otra con vistas panorámicas de la Ciudad Colonial donde también se practica avistamiento de aves y coyotes.

 

El agroturismo aviva los sentidos y aquí, además de conocer los cultivos de alimentos de la granja, los amantes de las orquídeas podrán disfrutar de más de 50 variedades.

 

Don Laureano,  comparte con los visitantes el proceso de elaboración artesanal de los juguetes de madera.  Los turistas tanto nacionales como extranjeros no esconden su asombro al ver cómo frente a sus ojos, un trozo de madera se transforma en una colorida obra de arte.  En esta visita los turistas tienen la oportunidad de personalizar su juguete ya que Don Laureano también los pinta y decora manualmente.  Experiencia altamente recomendada para los niños y grupos familiares.

 

Experiencia altamente recomendada para los niños y grupos familiares. Además de la opción de hospedarse en casas de los pobladores, la comunidad cuenta con un pequeño hotel confortable  y ecológico llamado Casa Xicayá, el punto de partida de los recorridos hacia los senderos de montaña.

Sin temor a equivocarme, considero que estamos asistiendo al nacimiento de una nueva estrella.

Contactos: Inocente Cutzan y Alfonso Xicay

Teléfonos: 5085 – 3196 / 5560 – 5081 / 5799 – 8135.

Email: senderosdelalto@gmail.com

Leave a Reply